graciela graglia consultorio femenino

sigueme en facebook

sigueme en twitter

Pages

Enfermedad de Lyme

Es una infección bacteriana que se disemina a través de la picadura de la garrapata de patas negras.
La enfermedad de Lyme es causada por la bacteria Borrelia burgdoferi (B. burgdoferi). Las garrapatas de patas negras son portadoras de estas bacterias y las adquieren cuando pican ratones o venados infectados con la enfermedad de Lyme. Usted puede contraer la enfermedad si lo pica una garrapata infectada.

La enfermedad de Lyme se reportó por primera vez en los Estados Unidos en 1975, en un pueblo llamado Old Lyme, en Connecticut. En los Estados Unidos, la mayoría de las infecciones por enfermedad de Lyme ocurren en las siguientes áreas:

Estados del noreste, desde Virginia hasta Maine.
Estados del centro norte, principalmente Wisconsin y Minnesota.
Costa oeste, particularmente el norte de California.

Existen tres etapas de la enfermedad de Lyme:

Etapa 1, llamada enfermedad de Lyme temprana y localizada. La infección aún no se ha propagado por todo el cuerpo.
Etapa 2, llamada enfermedad de Lyme de diseminación temprana. La bacteria ha comenzado a propagarse por todo el cuerpo.
Etapa 3, llamada enfermedad de Lyme de diseminación tardía. La bacteria se ha diseminado por todo el cuerpo.

Entre los factores de riesgo de contraer la enfermedad de Lyme están:

Realizar actividades al aire libre que incrementen la exposición a las garrapatas (por ejemplo, jardinería, cacería o excursionismo) en un área en donde se sabe que se presenta la enfermedad de Lyme.
Tener una mascota que pueda llevar garrapatas a la casa.
Caminar en pastizales altos.

Datos importantes acerca de las picaduras de garrapatas y la enfermedad de Lyme:

En la mayoría de los casos, una garrapata tiene que permanecer adherida a su cuerpo durante 24 a 36 horas para transmitir la bacteria a su sangre.
Las garrapatas de patas negras pueden ser tan pequeñas que es casi imposibles verlas. Muchas personas con la enfermedad de Lyme nunca ni siquiera vieron una garrapata en su cuerpo.
La mayoría de las personas que son picadas por una garrapata no contraen la enfermedad de Lyme.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad de Lyme temprana y localizada (etapa 1) comienzan días o semanas después de la infección. Son similares a la gripe y abarcan:

Picazón generalizada
Escalofríos
Fiebre
Indisposición general
Dolor de cabeza
Mareo o desmayo
Dolores musculares
Rigidez en el cuello

Se puede presentar una erupción en “forma de escarapela”, una mancha roja y plana o ligeramente elevada en el sitio de la picadura, a menudo con un área clara en el centro. Esta lesión puede ser bastante grande y expandirse en tamaño.

Los síntomas pueden aparecer y desaparecer. Sin tratamiento, la enfermedad de Lyme puede diseminarse al cerebro, el corazón o las articulaciones.

Los síntomas de la enfermedad de Lyme de diseminación temprana (etapa 2) pueden ocurrir de semanas a meses después de la picadura inicial de la garrapata y pueden abarcar:

Parálisis o debilidad en los músculos de la cara
El dolor muscular y dolor o hinchazón en las rodillas y otras articulaciones grandes
Problemas del corazón, tales como latidos (palpitaciones) irregulares

Los síntomas de la enfermedad de Lyme de diseminación tardía (etapa 3) pueden ocurrir meses o años después de la infección inicial. Los síntomas más comunes son el dolor muscular y articular. Otros síntomas pueden abarcar:

Movimiento muscular anormal
Debilidad muscular
Entumecimiento y hormigueo
Problemas del habla.

Pruebas y exámenes

Se puede hacer un examen de sangre para verificar la presencia de anticuerpos frente a la bacteria que causa la enfermedad de Lyme. El que se utiliza con mayor frecuencia es el ELISA para la enfermedad de Lyme, cuyos resultados se confirman mediante una inmunotransferencia (Western blot).

En áreas donde la enfermedad de Lyme es más común, el médico puede diagnosticar la enfermedad de Lyme de diseminación temprana (etapa 1) sin hacer ningún examen de laboratorio.

Se pueden hacer otros exámenes cuando la infección se ha vuelto más generalizada, entre ellos:

Electrocardiografía.
Ecocardiografía para examinar el corazón.
Punción raquídea (punción lumbar para examinar el líquido cefalorraquídeo).
Resonancia magnética del cerebro.

Tratamiento

Cualquier persona que haya sido picada por una garrapata debe ser vigilada cuidadosamente durante al menos 30 días.

Se puede administrar una dosis única de antibióticos a alguien poco después de haber sido picado por una garrapata, si se cumple todo lo que se menciona a continuación:

La persona tiene una garrapata adherida al cuerpo que puede portar la enfermedad de Lyme. Esto generalmente quiere decir que una enfermera o un médico han examinado e identificado a la garrapata.
Se cree que la garrapata ha estado adherida a la persona durante por lo menos 36 horas.
La persona puede empezar a tomar antibióticos dentro de las 72 horas después de haber eliminado la garrapata
La persona tiene más de 8 años y no está en embarazo ni amamantando.

Se utiliza un ciclo de antibióticos de 2 a 4 semanas para tratar a personas a quienes se les haya diagnosticado la enfermedad de Lyme. El antibiótico específico que se utilice dependerá de la etapa de la enfermedad y de sus síntomas.

Los analgésicos, como el ibuprofeno, se recetan algunas veces para aliviar la rigidez articular.
Pronóstico

Si se diagnostica en sus primeras etapas, la enfermedad de Lyme se puede curar con antibióticos. Sin tratamiento, pueden presentarse complicaciones que comprometan las articulaciones, el corazón y el sistema nervioso. Sin embargo, estos síntomas aún son tratables.

En raras ocasiones, una persona continuará teniendo síntomas que pueden interferir con la vida diaria, incluso después de haber recibido tratamiento con antibióticos. Algunas personas llaman a esto síndrome posterior a la enfermedad de Lyme. La causa se desconoce.
Posibles complicaciones

La enfermedad de Lyme en etapa 3 o de diseminación tardía puede causar inflamación articular prolongada (artritis de Lyme) y problemas del ritmo cardíaco. Los problemas del sistema nervioso y del cerebro también son posibles y pueden abarcar:

Disminución de la concentración
Trastornos de memoria
Daño a nervios
Entumecimiento
Dolor
Parálisis de los músculos faciales
Trastornos del sueño
Problemas de visión

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si:

Presenta una erupción grande, roja y en expansión que puede lucir como una diana.
Ha tenido una picadura de garrapata y presenta debilidad, entumecimiento, hormigueo u otros problemas.
Tiene síntomas de la enfermedad de Lyme, en especial si usted posiblemente ha estado expuesto a las garrapatas.

Prevención

Tome precauciones para evitar el contacto directo con garrapatas. Tenga mucho cuidado durante los meses más cálidos. Cuando sea posible:

Evite las áreas arboladas o espesas, o áreas con pastizales altos y basura de hojas.
Camine por el centro de los senderos.
Frecuentemente revísese y revise a sus mascotas durante y después de su caminata o excursión.

Cuando camine o salga de excursión en áreas arboladas o de pastizales, rocíe toda la piel expuesta y su ropa con un repelente de insectos.
Usted también puede tratar las prendas de vestir, como botas, pantalones y calcetines, con un producto que contenga permetrina. Éste sigue ofreciendo protección durante varias lavadas.

Las garrapatas que transmiten la enfermedad de Lyme son tan pequeñas que son muy difíciles de ver. Después de regresar a casa, quítese las ropas e inspeccione completamente todas las áreas de la piel, incluyendo el cuero cabelludo. Dúchese inmediatamente después de ingresar a espacios interiores para eliminar cualquier garrapata que no se haya visto.

Referencias

Halperin JJ, Shapiro ED, Logigian E, Belman AL, Dotevall L, Wormser GP, et al. Practice parameter: treatment of nervous system Lyme disease (an evidence-based review): report of the Quality Standards Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology. 2007;69:91-102.

Lyme disease. CDC. Page last updated April 12, 2011. Viewed August 24, 2011.

Steere AC. Borrelia burgdorferi (lyme disease, lyme borreliosis). In: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Principles and Practice of Infectious Diseases. 7th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Churchill Livingstone; 2009:chap 242.

Wormser GP, Dattwyler RJ, Shapiro ED, et al. The clinical assessment, treatment, and prevention of Lyme disease, human granulocytic anaplasmosis, and babesiosis: Clinical practice guidelines by the Infectious Diseases Society of America. Clin Infect Dis. 2006;43(9):1089-1134.